El aranés Aymar Navarro alcanzó el pasado 4 de marzo el décimo puesto en la tercera prueba del Freeride World Tour celebrado en Ordino.

Aymar Navarro consiguió quedar entre los diez mejores clasificados en una de las pruebas más emblemáticas de las que se disputan en el marco del Freeride World Tour, la de Ordino-Arcalís.

Una cita que, además, significa el ecuador de este circuito mundial al que solo tienen acceso los mejores freeriders del planeta.

FOTO: TXEMA TRULL

Tras conseguir un excelente noveno puesto en la prueba inaugural disputada en Japón, el freerider aranés sufrió una dura caída en la segunda cita, en Canadá, de la que ha conseguido recuperarse a tiempo para afrontar con garantías el reto de Ordino-Arcalís, haciendo mucha recuperación especialmente en los tobillos y las lumbares, que le quedaron muy doloridos.

Aymar Navarro afirmó que “Tengo una sensación agridulce con el resultado. Estás últimas semanas he dado todo lo que he podido para estar en Andorra después de la caída que sufrí en Canadá y poder así luchar por mantenerme en el Top10 del mundial. Lo he conseguido con una línea de la que estoy orgulloso, haciendo una entrada muy técnica en la cara y esquiando rápido y fluido como me gusta” explicó navarro a Mundo Deportivo.

“El décimo puesto, sin embargo, me sabe a poco”, relataba Aymar, convencido de que “en otras condiciones tanto mías físicas como en la montaña el resultado hubiese sido mejor y por eso estoy ya centrado al cien por cien en la siguiente prueba de Austria. Fieberbrunn nos espera y allí tocará jugar las cartas para clasificar a la gran final de Verbier”.

Del 7 al 13 de marzo será el turno de la prueba austríaca. Fieberbrunn será clave de cara a clasificarse para la gran final a la que únicamente tienen acceso los 12 mejores clasificados de este exigente y espectacular circuito.

Info: Mundo Deportivo

Foto: Txema Trull – Prensa