El Ayuntamiento de Bossòst se propone suprimir la tasa de apertura de actividades para incentivar nuevos negocios y la tasa de ocupación de la vía pública para ayudar a los existentes y apuesta por el turismo de naturaleza y cultura como activos de la nueva economía municipal.

El Ayuntamiento de Bossòst ha lanzado un plan de reactivación de la economía y el comercio local con diez medidas en torno al turismo de naturaleza y cultura. “La crisis generada por el COVID-19 supone un reto que debemos convertir en una oportunidad para desarrollar nuestro potencial en torno al patrimonio natural y cultural y nuestra oferta comercial y hostelera”, ha explicado el alcalde Amador Marqués.

En este sentido, el consistorio se propone crear una ruta patrimonial, a través de sus bienes de interés cultural (iglesia, ermitas, castillo, paseo y casco antiguo); acondicionar y señalizar un circuito comercial y de paseo urbano; establecer circuitos de turismo activo y de naturaleza, en parajes como Portilhon, Aubàs-Còth de Barètja, Margalida y ruta Bossòst-Arres; potenciar Aran Park como clave del turismo familiar; instalar un punto permanente de información turística; reactivar los trabajos para la implantación de un campo de golf; incentivar y acompañar a la industria artesanal en el municipio; y dignificar y embellecer el espacio público.

El alcalde sigue insistiendo en la reapertura controlada de la aduana. “Creemos que es posible reabrir la frontera de forma controlada en el espacio cotidiano que compartimos con nuestros vecinos franceses a nivel sanitario, educativo y comercial”

En el apartado fiscal, anulará este año la tasa de ocupación de la vía pública mediante terrazas y otros elementos como medida para ayudar a los establecimientos existentes, y también suprimirá la tasa de 2021 de la licencia de apertura de actividades económicas para estimular la implantación de nuevos negocios en el municipio.

Esta medida requiere la modificación de la ordenanza fiscal, que entra en vigor en el ejercicio siguiente. En concertación con las medidas previstas por el Conselh Generau, el Ayuntamiento abre la posibilidad a habilitar fondos de ayuda social y de apoyo al sector económico. 

Por otra parte, el alcalde, Amador Marqués, sigue insistiendo en la reapertura controlada de la aduana. “Creemos que es posible reabrir la frontera de forma controlada en el espacio cotidiano que compartimos con nuestros vecinos franceses a nivel sanitario, educativo y comercial”, ha declarado.

Info: Ajuntament de Bossòst