El Gobierno de Aragón reclamará a la Dirección General de Tráfico (DGT) los informes técnicos que avalan la restricción del paso de camiones por la carretera N-230 desde Benabarre hasta la frontera con Francia en la Val d’Aran, todos los viernes y domingos hasta el 5 de abril y del 1 al 20 de diciembre de este año. La medida, que ha entrado en vigor este viernes, se ha adoptado sin consultar ni informar al ejecutivo aragonés, tras la petición cursada por el Conselh Generau d’Aran, según informa el Heraldo de Aragón.

En declaraciones al Heraldo, el director general de Carreteras de Aragón, Bizén Fuster, ha mostrado su malestar porque «ni se nos ha consultado ni se nos ha informado previamente de la adopción de esta medida». «Damos por supuesto que habrá unos informes que respalden esta limitación al paso de camiones, que no es neutra ni sencilla», ha apuntado.

La Resolución de la Dirección General de Tráfico en la que se establecen estas medidas especiales de regulación durante el año 2020 en la N-230 se publicó en el BOE del 21 de enero. Los transportistas la califican como «una auténtica sorpresa», ya que, según denuncian, esta restricción no estaba en el borrador que se presentó a las asociaciones a principios de diciembre de 2019.

FOTO: Rafael Gobantes

La medida se ha tomado a partir de la moción aprobada en noviembre por el Conselh Generau d’Aran. Por unanimidad, se acordó solicitar a Fomento (ahora Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana), la Dirección General de Tráfico y el Servei Catalá de Transit (SCT) la limitación del paso de camiones por ese tramo de la N-230 durante los fines de semana en los que están abiertas las estaciones de esquí de Baqueira Beret y Boí-Taüll.

Los argumentos fueron las grandes colas de vehículos que se producen y las dificultades en la fluidez del tráfico por «los camiones que circulan lentos en tramos donde es extremadamente difícil y peligroso realizar cualquier adelantamiento». La circulación de vehículos pesados ya estaba limitada anteriormente entre los kilómetros 150 (Túnel de Viella) y 187 (frontera francesa). Ahora, la restricción se amplía al tramo anterior, de Benabarre (km 64) a la frontera. Gran parte de este trayecto de 123 km discurre por Aragón.

Bizén Fuster ha señalado que «garantizar la seguridad vial es, por supuesto, lo más importante», pero ha apuntado que esta debe conjugarse con «los distintos intereses que convergen en la zona». Según ha dicho, no debe ser una decisión «que se haya tomado a la ligera y observamos que los municipios aragoneses de la N-230 no la ven con malos ojos, pero en las formas es, sin duda, manifiestamente mejorable».

Info: Heraldo de Aragón

Foto: Rafael Gobantes